KATSUGEN UNDO: más que perseguir la salud, se trata de no perderla.

¿Sabías que tu organismo vivo es un instrumento que se afina con Katsugen Undo?

Estás a punto de descubrir algo que va a transformar tu vida. Y es REAL. No es más de lo mismo. Tu salud va a mejorar. Tus relaciones funcionarán mejor y vas a desarrollar mejor tu actividad profesional.

Y no imagines que te espera por delante algo complicado. Porque no se trata de que adquieras nada nuevo. 

No te hablo de una técnica, ni de un método desarrollado por un ser humano. Te hablo de cómo dialogar con la vida, que tiene su propia lógica y que sabe muchísimo. Fíjate si sabe, que te creó y te hace vivir. 

Te hablo de retomar tu esencia. De extraer al máximo los recursos naturales que habitan en ti. De volver a expresar lo que vive ahí dentro, bajo la cambiante apariencia de tu piel. Hablo de recuperarte. De recobrar la confianza. De volver a lo que eras y que quedó tan lejos, por haber edificado mil y una ideas sobre la salud. Algunas ciertas… Otras, muy, muy erróneas. 

Eres mucho más fuerte de lo que crees. Tu cuerpo posee la inteligencia de autorregularse. Su sabiduría te creó, te lanzó a este mundo y te mantiene en él. 

Con la mano en el vientre… ¿Qué sabes de ti

Quizá sepas mucho. Has estudiado. Te has formado. 

Pero… ¿consideras que te has educado en lo esencial?

¿Y qué es lo esencial?

Creo que hay algo fundamental que es conocerte. Pero no de una manera intelectual. Sino de una forma orgánica.

¿Eres capaz, por ejemplo, de interpretar tu ansiedad? ¿Sabes solucionar esos estados que tanto te alteran? ¿Qué sabes de tu acidez en el estómago, del dolor en tu espalda, de tu inapetencia, de tu bruxismo, de ese sapullidito, de un estreñimiento pertinaz…?

¿Sabes realmente cómo se coordina todo ese Ecosistema Único que eres?

¿Y si te digo que existe algo primario, presente en cada célula? ¿Y si te digo que de eso depende tu vitalidad y bienestar?

Tu salud depende del MOVIMIENTO.

La Vida se mueve. Nos mueve. Te mueve. Somos movimiento. Movimiento Vital. Un movimiento que posee un orden, una estructura y una lógica. 

Un movimiento que es común a todos los seres vivos. Pero también existe un movimiento único. El tuyo. Como únicas son tus huellas dactilares, cómo único es tu rostro. 

El Movimiento también tiene identidad. 

Eres Movimiento Vital y sientes a través de él. Un movimiento que tiene que fluir y no coagularse, porque entonces, la vida, se empieza a complicar mucho, mucho. 

Y ya. Ya sé. Ahora te estás preguntando, ¿cómo narices hago yo para interactuar con toda esa realidad dinámica y custodiarla? ¿Cómo me implico yo en eso?

Pues todo son buenas noticias aquí. Porque existe un recurso natural y sencillo que está a tu alcance. Una herramienta vital a la que enchufarte un ratito cada día y que sin hacer nada complicado, conseguirás que tu existencia brille mucho más de lo que está brillando. 

Todo eso que necesitas, se llama Katsugen Undo.

El deporte mueve músculo. La lectura, intelecto. La meditación apacigua tu mente. 

El Katsugen Undo te toca la globalidad, porque su práctica, alcanzará cada rinconcito de tu SER. ¡Y encima es súper fácil y agradable! 

A mí me gusta llamar al Katsugen Undo, la gimnasia de los vagos

Seas deportista de élite o un anciano, estés criando, trabajes en una oficina… Tienes una vida. Tienes un cuerpo. Y es tu artilugio para expresar los deseos que surgen de tus células. 

Nada sucede hasta que algo se mueve… Decía Albert Einstein…

¡Haz que suceda! ¡Haz que tu vida pase con más gloria que pena! Y nunca lo has tenido más fácil. Porque ahora vas a descubrir, cómo hacerlo.

¿Te gusta explorar? ¿Mantienes la curiosidad intacta? ¡Enhorabuena! Este es tu sitio. Disfruta de esta lectura orgánica que te permitirá dar un salto de gigante en tu existencia.

Empecemos por el principio: ¿qué es Katsugen Undo?

Undo. Movimiento. Gen. Origen Katsu. Vitalidad.

El Movimiento que está en el Origen de la Vida. 

Katsugen Undo proviene del japonés, porque es en este país, donde el sabio Haruchika Noguchi, (Tokio 1911-1916), se percató de su existencia. 

Pero no te quedes con que el Katsugen Undo es algo oriental. Porque es tan universal como lo es el fuego o la electricidad. 

¿Qué más da en qué lugar del planeta surgiera por primera vez la primera fogata o se enchufara la primera bombilla? Ambos son tan universales como lo es el Katsugen Undo

De hecho, tu cuerpo vive en Katsugen Undo

Tu organismo habita en el movimiento perpetuo. Respira de manera autónoma. Le surgen pensamientos espontáneos. Miradas ajenas a cualquier control. Estornudos. Bostezos… 

Tu cuerpo necesita dormir. Y además de soñar, ¿qué hace tu cuerpo durante la noche?

Pues moverse. Porque el movimiento es el responsable de mantener el equilibrio natural de tu organismo. 

Descansas en movimiento

¡¿Cómo?!

¿Te parece una incongruencia? 

Pues no, no lo es. Porque cuando más se moviliza tu organismo a través del Katsugen Undo, más se calma la respiración y el pulso cardiaco. Es más. Cuando durante la práctica se agitan estas funciones vitales, lejos de sentirte mal, te empiezas a sentir bien y más bien.

Libre y más libre. 

Esto es algo muy extraordinario. No te pasará si corres o si vas en bici. Cuando más ejercicio haces, más te cansas.  

Pero el movimiento que surge del Katsugen Undo, nos descansa, nos libera, nos desata todos los nudos que nos atrapan el cuello, la nuca, la cabeza, la espalda, las extremidades, el corazón, la ansiedad, las preocupaciones… 

¿Qué no se te queda la palabra Katsugen Undo? ¡Y qué más da! 

Ponle el nombre que surja producto de tu vivencia. 

Hay quien lo llama Movimiento Regenerador. Movimiento Natural

Yo últimamente me gusta decirle Movimiento Afinador. Movimiento Reseteador

Llámalo como quieras. Porque lo importante es lo que esconde la palabra, cuando se te transforme en vivencia

Explicar en un escrito qué es Katsugen Undo, es bastante complicado 

Nadie puede explicar las sensaciones que surgen cuando se hace el amor. Es complicado expresar el gusto del chocolate pegado en el paladar. ¡Quién puede expresar la emoción que encierra un atardecer que tiñe el azul del cielo en oro y magenta…! 

¡Pero ay cuando lo vives! 

Ya da igual si el atardecer lo expresas en chino, inglés o árabe. El atardecer te embriaga, te emociona, te hace sentir viva, vivo… Sunset… Capvespre… Le coucher du soleil… Tramonto…

Cuando experimentes el Katsugen Undo, cuando lo descubras, ya te dará igual cómo se llame. 

Sólo sabrás que hacía mucho tiempo que buscabas algo así: sencillo, agradable, que no requiere nada especial y que sin embargo te cambia. Por dentro… Sobre todo. Pero también por fuera. 

Confía. Tu percepción de esto que llamas vida, está a punto de cambiar para siempre. 

Relación entre  el Katsugen Undo y tu vida.

¡Uff! Pues tiene más que ver de lo que te has parado a pensar. 

Nos podemos ir al momento en que un óvulo y un espermatozoide se fusionaron. Y, ¡voila!, el boceto de lo que ibas a ser el resto de tu vida, acababa de quedar planteado. 

¡Enhorabuena! 

Desde ese instante se creó algo que nacería, crecería y daría como resultado a un ser humano único, que llamaste, YO. Y YO era cambiante. Porque has usado ese YO, para identificar a alguien que nunca se ha estado quieto y cambia a cada instante. 

Tú has sido tú en todas las etapas… ¡en las que pasaban tantas cosas! Fuiste embrión. Luego feto. Y tú sin parar de mover. Y siempre eras tú. La misma persona que está leyendo en este momento. 

Para nacer tuviste que realizar una serie de movimientos. Y si el parto fue natural, fue necesaria tu implicación. Un acto histórico en el que tu vida bullía a mil.

Luego fuiste un bebé. Y seguías moviéndote. Te movías todo el rato. Tú no sabías por qué. Tu madre y tu padre, tampoco. Pero el caso es que te movías. Y la inteligencia de la vida no lo hacía por entretenimiento. La vida hace cargadita de razón. La vida posee una inteligencia activa con las que ofrece respuestas precisas y esenciales.

Tu pequeño cuerpecito se movía, porque se estaba formando. Y una parte importantísima de esa formación, estaba relacionada con el movimiento. 

Jugar no era un juego. Era algo fundamental. Jugar implicaba moverte. Y moverte significaba asentar tu vida futura.

Luego empezaste a crecer. Fuiste a la escuela. Y allí ya no era tan fácil estar en movimiento. Entonces empezaron a llegarte mensajes que relacionaban estarse quieto con hacerse mayor, con ser cabal, con portarse bien… 

Y poco a poco, aquella dinámica de vida, que era tu fiel compañera de viaje hacia tu crecimiento y desarrollo, se fue apagando. 

A veces pudo apagarse tanto, que algunas personas pudieron empezar a sugerirte que te movieras, que hicieras ejercicio. 

¡Los seres humanos estamos como cencerros! Jajajaja. Si te mueves, porque te mueves. Si te paras, porque te paras. Siempre va a haber alguien que te diga lo que tienes que hacer y lo que te va bien

Consejos vendo, que para mí no tengo.

Creemos saberlo todo y tener una solución para cada asunto de la vida. Hasta el punto de intervenir en la propia expresión vital que surge de los individuos y que encierra algo que está por encima de la salud. 

Porque más importante que la salud, es expresar la vida. Y te expresas moviéndote. Tus gestos son movimiento. Tu postura, es movimiento. Tu risa es movimiento. Tu sufrimiento, es movimiento. Tus deseos son movimiento.

Tu salud es movimiento vital, actuando con amplitud, sin cortapisas. 

¿Te interesa tu salud?

Entonces no pierdas de vista el Katsugen Undo.Para nacer tuviste que realizar una serie de movimientos. Y si el parto fue natural, fue necesaria tu implicación. Un acto histórico en el que tu vida bullía a mil.

¿Cómo empiezo a vivir Katsugen Undo?

Katsugen Undo es saber vivir. Es volvernos disfrutones vitales

Vas a aprender algo fundamental. Bueno, más que aprender, vas a recuperar algo esencial que nunca debías haber perdido. 

Todo esto es muy fácil. Los movimientos que vas a empezar a practicar, son sencillos y te van a resultar muy familiares, porque son los mismos que están presentes en tus células, en tus vértebras, en tus sentidos, en tu psique…

Quizá creas que tú haces movimientos. Pero si te abandonas al gusto del vaivén, a lo agradable que es que las vértebras se mezan, a sentir lo seductores que resultan los estiramientos que te SURGIRÁN… Es probable que termines por hacer nada o casi nada. 

Y ahí empieza lo bueno. Cuanto menos hagas, ¡¡MEJOR!!

¿Quieres decir Laura, que mi cuerpo se va a mover solo?

Pues claro. ¡¡SOLO!!

¿Y de que te extrañas?

Moverte sola o sólo, es algo observable y natural.

En este momento estás en movimiento. Quieras o no. Tus ojos recorren la pantalla. Se está generando saliva. Incluso si te obstinaras en parar por completo, fracasarías. ¡Y menos mal! Porque tu corazón late, tu respiración te ondula el torso y el vientre, tus heces transitan por tus intestinos… ¡Pasan tantas cosas ahí dentro!

Cuando hablamos de movimiento en Katsugen Undo, estamos hablando de Movimiento Vital. Y ese movimiento no siempre es visible al ojo humano. Casi siempre es más interesante el movimiento que no se ve, que el que se ve. 

El que no lo veas, no significa que no exista y que no esté actuando. 


Katsugen Undo es sintonizar tus dos mundos: el tangible y el intangible. 

Esto no es fácil de comunicar intelectualmente. Pero sí es fácil de vivir. 

Es cierto que al principio es muy importante que vivas una Introducción bien guiada

Ya que hasta ahora las ideas nos han enredado la comprensión y nos han desorientado muchas veces, al menos, en el tema del Katsugen Undo, que no te líen

Indaga si la persona que te va a acompañar en este descubrimiento, tiene horas de vuelo. Años de práctica. 

Si va de maestro… No confíes. Si dirige mucho… No te fíes… Si te habla de terapia y de sanación… No te fíes. 

Una cosa es descubrir cómo conservar la vitalidad y que por el camino pasen cosas que nos liberan de asuntos que hemos concebido como enfermedades. Y otra, es que el Katsugen Undo sea una herramienta terapéutica. 

Nada, nada que ver. Aunque la consecuencia de su práctica sea el bienestar y la mayor parte de las veces, la salud. 

Katsugen Undo es más importante todavía que la salud. ¿Puede ser eso posible?

Pue sí.

Katsugen Undo es un afinador para que puedas expresar la vida. Y la expresión vital amplia y libre, suele estar relacionada con tu estado corporal. Parecen matices superficiales. Pero es la clave para que tu práctica te aporte todo lo que tiene preparado para ti.

Porque tu corazón late, tu respiración te ondula el torso y el vientre, tus heces transitan por tus intestinos… ¡Pasan tantas cosas ahí dentro!

Lamentablemente, cualquiera no te va a servir para DESCUBRIR EL KATSUGEN UNDO. Y esto no lo digo con orgullo. Lo digo con pena. Porque me gustaría que hubiera mucha gente capaz de transmitir algo esencial, que creo, debe conocer la Humanidad. 

Pero siendo rigurosa, no puedo contarte lo contrario.

Todo esto es muy puñetero. Y hay personas que con su mejor intención se ponen a ello. No con su familia y amigos, algo normal y natural que recomiendo hacer. Sino de manera profesional. Y como esas personas desconocen la estructura del movimiento, no saben anticiparse… Entonces cosifican una práctica libre, maravillosa. 

Al dirigir, algo gigante, se achica. 

¿Dirigir la vida?. Pues sí. Así es. Dirigen a la vida. Y la vida se calla. ¿Por qué no sustituir dirección por admiración?

Transmitir esta sencillez requiere horas de vuelo. Muchas, muchas. Para no caer en la tentación de metodizar. La persona que te acompañe en los primeros momentos, tiene que ser un prestidigitador. Te enseña por aquí y por allá, cuando en realidad lo que sabe que tienes que ver, no te lo puede enseñar. Sabe que sólo puede orientarte para que seas tú quien DESCUBRA.

Katsugen Undo, el movimiento que está en el origen de la vida

Cuando hablo de esto, lo hago con la emoción en mi piel.

Orientar requiere un respeto extremo a la VIDA. 

No se trata de romper nada. Sino de que estallen por los aires los esquemas y estructuras edificadas y que aparezca el viaje de la fluidez.  

La vida tiene su lógica. Síguela. No sigas a nadie más. ☺

Por eso es tan importante tu primera vez. Como tu primer beso. Tu primer alimento. Tu momento adecuado para nacer. 

Es importante que te pongas en buenas manos. En todo, claro. Pero en esto especialmente. 

El Katsugen Undo es algo tan divertido, que es muy serio. Porque posee un rigor natural. Y eso no es cualquier cosa. 

Creo tanto en que el Katsugen Undo se transforma en un modo de vida, que he mimado al máximo mi preparación. Siento que todo lo que he hecho anteriormente, antes de descubrir esta maravilla en el 2003, fue un asentar bases para llegar al momento actual. Para llegar a ti. 

Tu vida no es cualquier vida. Requiere respeto. Y como el Katsugen Undo no se puede enseñar, aunque sí orientar, vamos a hacer que tu experiencia sea irrepetible. 

Durante años he viajado de un lugar a otro enseñando. Acompañando a miles de personas que han desempolvado su fuerza interior. Porque una vez que lo captas, ya no hay marcha atrás. El Katsugen Undo no necesita de maestros ni gurús. Sólo te necesitas a ti y a tu cuerpo serrano

El Katsugen Undo no va a ser una rutina para ti. Será una necesidad, como el comer o el respirar. ¡Y bendita necesidad! ¡Qué manera de recuperarte! ¡Vas a comprobarlo! No tengas duda.

Por ejemplo: 

Has trabajado. Te duele la espalda. Practicas un ratito y te quedas genial. 

Has dormido mal. Practicas un ratito y llegas al trabajo con la vitalidad encendida.  

Tienes un día de bajón. Tu energía está por los suelos. Practicas y te recompones. 

¿Cómo dejar pasar algo así?

Cuando llegó la pandemia, esta alma viajera mía y trotamundos, se frenó de golpe. 

¿Y sabes qué?

Pues que pasó algo increíble. 

Cómo y dónde aprender Katsugen Undo

No hay mal que por bien no venga. Uno de los problemas con los que me encontraba en mis años de difusión del Katsugen Undo, es que cada vez había más gente que quería descubrir algo tan importante. Y yo no daba abasto con todas las demandas. 

Tengo mi propio dojo en un pueblito paradisiaco de la provincia de Cuenca, España. Venía gente de todo el mundo a aprender. Y yo era un no parar. El resultado es que estaba como el baúl de la Piquer, de un lado para otro.

Y de repente todo se paró. Yo paré. La inercia que me llevaba de un lugar a otro, paró. 

Y me puse a hacer algo, que pensé que no se podía hacer: un curso pionero y único de Katsugen Undo Online. Un curso integral de principio a fin. Teórico, sí, porque lo vas a agradecer. Pero sobre todo es práctico

Lo vas a disfrutar.

Aún no sé cómo lo hice. Pero lo hice. Y ahora no hay nadie que no pueda descubrir esto, esté donde esté. Porque estés donde estés, sólo necesitas una pantalla y una conexión a internet. 

Por supuesto que seguiré con los Encuentros Presenciales. Me hace feliz veros disfrutar. 

Pero ahora, además, hay algo TOTALMENTE INÉDITO.  

De repente algo que era minoritario, por falta de acceso, resulta que se ha convertido en posible para cualquier ser humano del planeta. 

Te invito a que te des una vuelta por la ESCUELA SEITAI. Puedes curiosear algún vídeo que te voy a dejar aquí.

Y te invito a participar de las actividades que organizo. En persona… Será genial… Y online… Porque la respiración y el movimiento, he descubierto en los meses de pandemia, que se comunican en la distancia, sin problema. 

Si te apetece, te veo dentro… En la Escuela… 

Y por supuesto, tus sugerencias y comentarios, será bienvenidos. 

¿Crees que el Katsugen Undo puede interesarle a tu entorno?

Entonces te invito a compartir este post. 

¡Feliz y disfrutona vida!

Comparte este artículo
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn
También te interesa leer

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento del Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 27 de abril de 2016, relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales, por el que se deroga la directiva 95/46/CE (en adelante, RGPD), de la Ley 34/2002, de 11 de julio, de servicios de la sociedad de la información y comercio electrónico (en adelante, LSSI-CE) y de la Ley Orgánica 3/2018, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales (en adelante, LOPDGDD), Canal Abierto Producciones SL garantiza la protección y confidencialidad de los datos personales, de cualquier tipo que nos proporcionen nuestros clientes, de acuerdo con lo dispuesto en el Reglamento General de Protección de Datos de Carácter Personal.

Cuando descubras el SEITAI lo harás tu estilo de vida.

Recupera tu vitalidad y la sabiduría innata de tu Organismo a través del Katsugen Undo, el Movimiento Espontáneo y Regenerador que liberará la rigidez que te atrapa.

¿Quieres empezar a explorar el poder que habita en ti? En este audiovídeo te regalo un supertruco, con el que aprenderás a relajarte y manejar cualquier situación de estrés de forma instantánea y natural.

error: Content is protected !!

Cambia tu percepción de todo lo que ocurre fuera y consigue que pocas cosas te hagan perder los estribos.

Descubre cómo gestionar los estados ansiosos de tu vida cotidiana a través de la exhalación.

(Aunque nunca lo hayas intentado antes)

En cumplimiento del Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 27 de abril de 2016, relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales, por el que se deroga la directiva 95/46/CE (en adelante, RGPD), de la Ley 34/2002, de 11 de julio, de servicios de la sociedad de la información y comercio electrónico (en adelante, LSSI-CE) y de la Ley Orgánica 3/2018, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales (en adelante, LOPDGDD), Canal Abierto Producciones SL garantiza la protección y confidencialidad de los datos personales, de cualquier tipo que nos proporcionen nuestros clientes, de acuerdo con lo dispuesto en el Reglamento General de Protección de Datos de Carácter Personal.

Laura lópez coto disvulga la Cultura Japonesa de la Salud